Érase una vez la cama

94 427 25 32
Érase una vez la cama

A la hora de comprar dormitorios juveniles en Bilbao todos estamos de acuerdo en que la cama es un objeto imprescindible. Puede variar atendiendo a nuestros gustos y querencias, pero sin duda alguna acabaremos comprando una.

Sin embargo, lo que esos dormitorios juveniles en Bilbao desconocen (o al menos sus ocupantes ni tan siquiera han considerado averiguar) es el origen de la misma.

Si bien existen crónicas que hablan de costumbres bárbaras que empleaban estructuras semejantes a féretros rellenos de musgo como camas, pronto van a evolucionar en época egipcia en las que hoy conocemos. Tal vez variasen en la altura, pues estaban dispuestas bastante elevadas del suelo y se acompañaban de una mosquitera para evitar las calamidades de dichos insectos. Huelga decir que hablamos en todo momento del estrato privilegiado, pues raro sería que el pueblo llano dispusiese de otra cosa que no fuera una aspillera.

Otras fuentes establecen que serán los persas quienes incluyan cojines mullidos de plumas, sábanas de ricos tejidos y tapices que actuarán como mantas, sin olvidar el uso de maderas nobles para su armazón.

Los griegos incorporarán el cabecero y los romanos, los colchones de paja, lana o plumas atendiendo de nuevo al estatus del propietario.

El cambio más notable sucederá con la Revolución industrial, tanto por la incorporación del somier como por la intrusión de otros materiales. Y a partir de aquí la producción se disparó, teniendo su paroxismo en el siglo XX, donde lo sintético regirá el mercado hasta hoy.

¿No dormirás mejor sabiendo todos estos datos? Desde Bilbo Armarios queremos brindarte uno más, tal vez el más curioso. Si una persona duerme 8 horas diarias y la esperanza de vida es de 80 años, pasará 23 durmiendo. Así que, a la hora de amueblar tu habitación, además de quedar satisfecho con tu cama, ahora entenderás cómo surgió y cómo ha evolucionado.

haz clic para copiar mailmail copiado